Chips Act: la UE se relanza en semiconductores

08/02/2022

En tramitación desde hace muchos meses, la Comisión Europea ha presentado el plan de desarrollo europeo en chips. Objetivo: tratar de encarrilar a una Europa muy distanciada en este terreno durante años por Estados Unidos y China.

Con el fin de reducir su dependencia de los Estados Unidos y China en términos de producción de chips, y en el proceso evitar sufrir todo el peso del riesgo de escasez, Europa finalmente está mostrando sus cartas. En tramitación desde hace muchos meses -se emitió un informe en marzo de 2021 sobre sus ambiciones-, el plan de ataque de la Comisión Europea fue desvelado el 8 de febrero de 2022 por la vicepresidenta de esta institución, Margrethe Vestager, y Thierry Breton, comisario europeo de Interior. Mercado. Cabe señalar que este proyecto de reglamento requerirá, para ser ratificado, ser adoptado por los países miembros y el Parlamento Europeo.

Para duplicar la cuota de mercado de Europa (actualmente el 10 %) en semiconductores para 2030, la Comisión ha anunciado un presupuesto de 43 000 millones de euros. Con este plan, Europa espera desempeñar un papel de liderazgo en el diseño y la fabricación de las próximas generaciones de microchips, de 2nm e inferiores. Este programa, denominado Chip Act, gira en torno a varios ejes que incluyen herramientas de diseño y líneas piloto para la creación de prototipos, pruebas y experimentación con chips, el desarrollo de modelos certificados de bajo consumo, el apoyo a la instalación de plantas de fabricación en Europa, la ayuda a empresas emergentes, escalables y ETIs en este sector para acceder a financiamiento de fondos, desarrollar habilidades y talentos en microelectrónica,...

Índice
  1. $ 30 mil millones en ayuda pública del plan de recuperación europeo
  2. ¿Un plan que realmente está a la altura de los desafíos?

$ 30 mil millones en ayuda pública del plan de recuperación europeo

Este presupuesto de inversión de 43.000 millones de euros incluye 11.000 millones de euros en nuevas subvenciones, la mitad de las cuales proceden del presupuesto de la Unión Europea y la otra mitad del de los Estados miembros. La mayor parte del plan anunciado hoy, es decir, 30.000 millones de euros, corresponde a ayudas públicas, ahora asignadas, de varios programas ya conocidos respaldados por el plan de recuperación europeo como NextGenerationEU y Horizon Europe, pero también de los presupuestos nacionales. Serán concedidos a fabricantes del sector de los semiconductores, entre los que se podrán incluir jugadores extranjeros como Intel o TSMC, con el fin de incentivarles a instalar centros de producción en el viejo continente. Finalmente, también se conceden 2.000 millones de euros a empresas emergentes en el sector de los semiconductores. Para 2030, la Comisión espera aumentar un poco más este presupuesto gracias a la participación financiera de actores privados y la creación por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI) de un fondo de más de 5.000 millones de euros para financiar este sector.

“Los chips electrónicos son necesarios para las transiciones ecológica y digital y para la competitividad de la industria europea. No debemos depender de un país o una empresa para garantizar la seguridad de nuestro suministro”, explicó Margrethe Vestager. Y Thierry Breton añade: “Garantizar el suministro de los chips electrónicos más avanzados se ha convertido en una prioridad económica y geopolítica. Nuestros objetivos son ambiciosos: duplicar nuestra cuota de mercado mundial hasta el 20 % para 2030 y producir los semiconductores más sofisticados y energéticamente eficientes de Europa”.

¿Un plan que realmente está a la altura de los desafíos?

En junio de 2021, el Senado de los Estados Unidos aprobó la Ley de Innovación y Competencia de los Estados Unidos (Usica), que asigna fondos para financiar los programas descritos en la Ley Chips for America. La Usica incluye al menos $37 mil millones en ayuda financiera para la construcción de fábricas de chips durante cinco años y $11.2 mil millones adicionales para actividades de investigación y desarrollo. Bajo este plan, se espera que se construyan hasta 10 nuevas fábricas de semiconductores en los Estados Unidos.

“Europa está ahora muy atrasada en términos de medios de producción”, explicó a la AFP Emilie Jolivet, directora de la actividad de semiconductores de la consultora Yole Développement. “Este proyecto es un paso adelante pero hay que ponerlo en perspectiva en relación a lo que se está haciendo en otras partes del mundo, especialmente en Asia”. Solo el TSMC taiwanés, por ejemplo, había indicado que invertiría 36 mil millones de euros solo en 2022. Todas las inversiones combinadas, la Ley Europea de Fichas, por lo tanto, parece más o menos equivalente a su contraparte estadounidense. Excepto por un detalle y no menos importante: sin embargo, Europa parte de un nivel mucho más bajo. Por lo tanto, nos preguntamos si Europa no podría (¿debería?) haber golpeado mucho más fuerte para alcanzar a Estados Unidos (33 % de participación de mercado), pero también a China (26 %) y sus vecinos Corea del Sur (11 %), Japón (10 % ) y Taiwán (9%). ¿Nos vemos en 2030 para mayores ambiciones?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Chips Act: la UE se relanza en semiconductores puedes visitar la categoría Otros.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir