'Correr para salvarme la vida': los supervivientes del ataque en Mozambique hablan del horror

04/04/2021

'Correr para salvarme la vida': los supervivientes del ataque en Mozambique hablan del horror

PEMBA (Mundo Informático) -Luisa José, una madre de cinco hijos de 52 años, dice que se encontró cara a cara con insurgentes vinculados al Estado Islámico cuando atacaron la ciudad central de gas de Palma en el norte de Mozambique hace 10 días.

Fato Abdula Ali, quien dio a luz mientras huía de un ataque reivindicado por insurgentes vinculados al Estado Islámico en la ciudad de Palma, se sienta con su hijo en un hotel en Pemba, Mozambique, el 3 de abril de 2021. REUTERS / Emidio Jozine

"Corría para salvar mi vida ... venían de todas las calles", dijo a Mundo Informático desde un estadio en la ciudad portuaria de Pemba que alberga a algunos de los miles que huyeron de la violencia.

“Los vi con bazucas. Llevaban uniformes con pañuelos rojos ... atados a la cabeza ”.

José dijo que los militantes invadieron rápidamente su ciudad natal de Palma, junto a enormes proyectos de gas por valor de 60.000 millones de dólares.

Los trabajadores humanitarios creen que decenas de miles de personas huyeron del asalto, que comenzó el 24 de marzo. Sin embargo, solo 9.900 de los desplazados habían sido registrados en Pemba y otras partes de la provincia de Cabo Delgado, según la agencia humanitaria de la ONU OCHA.

Muchos aún podrían estar escondidos en el bosque circundante, dijo el grupo de ayuda internacional Médicos Sin Fronteras, y los que emergieron han relatado haber visto cuerpos de otros que murieron de hambre o deshidratación en el camino.

Algunos también fueron asesinados por cocodrilos o perecieron en lodo profundo, según un contratista cuyo empleado fue testigo de ambos.

DEJADO ATRÁS

La mayoría de las comunicaciones con Palma se cortaron cuando comenzó el ataque y Mundo Informático no ha podido verificar de forma independiente los relatos de los testigos.

Diapositivas (3 imágenes)

Un portavoz de las fuerzas de seguridad y defensa de Mozambique se negó a comentar el sábado, mientras que las llamadas a la policía nacional no recibieron respuesta.

La provincia de Cabo Delgado, donde se encuentra Palma, ha sido el hogar desde 2017 de una insurgencia islamista latente ahora vinculada al Estado Islámico. Los enfrentamientos entre los militantes y las fuerzas gubernamentales alrededor de Palma continuaron hasta el viernes, dijeron fuentes de seguridad a Mundo Informático.

Sudáfrica dijo el sábado que los vecinos de Mozambique se reunirán la próxima semana para discutir la insurgencia.

El gobierno de Mozambique ha dicho que decenas de personas murieron en el ataque a Palma, pero la escala total de las víctimas y el desplazamiento sigue sin estar clara.

Fato Abdula Ali, de 29 años, dijo que fue separada de su esposo y sus tres hijos en el caos. Con nueve meses de embarazo, no pudo seguir el ritmo de los otros residentes cuando escaparon y dieron a luz a su hijo solo en el bosque. Cortó el cordón umbilical del bebé con una rama de árbol, dijo.

Al día siguiente, dijo, se quitó la ropa empapada de sangre y encontró a otro grupo de personas que se turnaron para llevarla a un lugar seguro.

"Me duele todo el cuerpo", dijo a Mundo Informático en un hotel en Pemba.

Luisa José dijo que pasó casi cinco días en el monte, comiendo tubérculos amargos de mandioca y bebiendo de charcos de agua turbia antes de llegar a Quitunda, una aldea para personas reubicadas por los megaproyectos de gas liderados por las principales compañías petroleras, incluida la francesa Total.

De allí, dice, fue evacuada por Total pero tuvo que dejar atrás a más de seis miembros de la familia, entre ellos su esposo y una hija, porque no había espacio en el bote.

Total retiró el viernes a toda su fuerza laboral restante del sitio del proyecto cerca de Palma, dijeron a Mundo Informático dos fuentes con conocimiento directo de las operaciones del sitio, dejándolo en manos de los militares. Total declinó hacer comentarios.

José no ha tenido noticias de los miembros de su familia desde que los dejó atrás. Se encuentran entre los miles que se cree están varados en Quitunda, según trabajadores humanitarios y diplomáticos.

“¿Están a salvo? ¿Tienen refugio? ¿Regresarán? No lo sé ”, dijo.

Reporte de Emidio Jozine en Pemba; Informes y escritos adicionales de Emma Rumney; Edición de Alexandra Zavis y Ros Russell

Nuestros estándares: los principios de confianza de Thomson Mundo Informático.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 'Correr para salvarme la vida': los supervivientes del ataque en Mozambique hablan del horror puedes visitar la categoría Tecnología.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir