El Consejo y el Parlamento Europeo acuerdan la Ley de Mercados Digitales

La DMA (Ley de Mercados Digitales), un texto normativo que podría hacer temblar a Gafam, está a punto de ser aceptado. Ayer, el Consejo y el Parlamento Europeo acordaron un acuerdo provisional sobre esta legislación.

El Consejo y el Parlamento Europeo alcanzaron ayer un acuerdo político provisional sobre la legislación de los mercados digitales, la Ley de Mercados Digitales (DMA). Durante meses, las discusiones han ido bien en torno a este texto que obligaría a varias plataformas importantes a revisar sus planes en la Unión Europea. En diciembre de 2020, la Comisión Europea presentó un paquete de medidas que incluye un marco regulatorio sobre servicios y mercados digitales. A finales de noviembre de 2021, el Consejo Europeo validó la DMA y otro texto, la ley de servicios digitales (DSA). El día de hoy marca un paso adicional hacia el establecimiento de la regulación en este sector.

“La Unión Europea ha impuesto multas récord en los últimos diez años contra ciertas prácticas comerciales dañinas de jugadores digitales muy grandes. La DMA permitirá prohibir directamente estas prácticas y creará un espacio económico más justo y disputable para los nuevos jugadores y las empresas europeas”, declaró Cédric O, Secretario de Estado a cargo de la transición digital y las comunicaciones electrónicas. Agregó que estas reglas «desbloquearán los mercados digitales, fortalecerán la libertad de elección del consumidor, permitirán un mejor intercambio de valor en la economía digital e impulsarán la innovación». En términos concretos, esta legislación pretende garantizar que ninguna gran plataforma en línea que se encuentre en una posición de «guardián» frente a un gran número de usuarios no abuse de esta posición en detrimento de las empresas que desean llegar a estos usuarios.

¿Qué plataformas están dirigidas?

El Consejo y el Parlamento Europeo han acordado que para que una plataforma sea calificada como controladora de acceso, ésta debe, por un lado, en los últimos tres años, o alcanzar una facturación anual de al menos 7 500 millones de euros dentro del Unión Europea (UE), o tener una valoración de mercado de al menos 75 mil millones de euros. Además, debe tener al menos 45 millones de usuarios finales mensuales y al menos 10.000 usuarios comerciales establecidos en la UE.

Por otro lado, la plataforma debe controlar uno o más servicios en al menos tres estados miembros de la UE. Estos servicios incluyen mercados y tiendas de aplicaciones, motores de búsqueda, redes sociales, servicios en la nube, publicidad, asistentes de voz, televisores conectados y navegadores web. Entendamos por esta larga lista que Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft son los primeros objetivos. Las PYME no se verán afectadas por esta regulación, ya que la DMA desea regular el papel de los jugadores más importantes como una prioridad.

¿WhatsApp, iMessage, Messenger pronto serán interoperables?

Las empresas tendrán que revisar rápidamente sus operaciones dentro de la UE para adaptarse a las obligaciones de la DMA. A partir de ahora, los usuarios serán los reyes en detrimento de las propias plataformas. Esto es lo que se acordó:

– Garantizar el derecho de los usuarios a darse de baja de los servicios básicos de la plataforma en condiciones similares a las de suscripción.

– No imponer su software -navegador web por ejemplo- por defecto al instalar el sistema operativo, como Apple, que impone Safari como navegador por defecto.

– Asegurar la interoperabilidad de las funcionalidades básicas de sus servicios de mensajería instantánea. En este punto, destacan WhatsApp, Facebook Messenger o incluso iMessage. Por lo tanto, este último debería permitir que otros servicios de mensajería más pequeños se interconecten con sus servicios. En este punto, el Consejo y el Parlamento Europeo todavía tienen que ponerse de acuerdo, dada la complejidad de la tarea. La meta mensajería en sí misma no puede ser interoperable hasta la fecha.

– Permitir que los desarrolladores de aplicaciones accedan en condiciones justas a las funcionalidades auxiliares de los teléfonos inteligentes (chip NFC, por ejemplo).

– Dar acceso a los vendedores a sus datos de rendimiento de marketing o publicidad en la plataforma. Por lo tanto, Amazon y Facebook deberán ser transparentes con respecto a sus usuarios profesionales.

– Informar a la Comisión Europea de las adquisiciones y fusiones que lleven a cabo.

Una lista de prohibiciones

La DMA también prevé una lista de prohibiciones que afectan al monopolio de las plataformas, su reutilización de datos o las presiones que ejercen sobre determinados usuarios profesionales. Con estos puntos, la UE pretende marcar la ocasión.

– Clasificar sus propios productos o servicios de manera más favorable que los de otros actores del mercado (autopreferencia). Esto apunta en particular al monopolio virtual de Amazon en su plataforma de comercio electrónico.

– Reutilizar los datos personales recogidos durante un servicio para las necesidades de otro servicio.

– Establecer condiciones desleales para los usuarios profesionales.

– Preinstalar algunas aplicaciones de software.

– Requerir que los desarrolladores de aplicaciones utilicen ciertos servicios (sistema de pago o proveedor de identidad, por ejemplo) para ser referenciados en las tiendas de aplicaciones.

Fuertes sanciones previstas

Si una de estas plataformas, denominada controlador de acceso, incumple las normas establecidas por la legislación, se expone a una multa de hasta el 10 % de su facturación mundial total. En caso de reincidencia, se puede imponer una multa de hasta el 20% de la facturación mundial. Si la empresa no cumple con esta ley – infringiendo las reglas al menos 3 veces en 8 años – la Comisión Europea puede abrir una investigación de mercado y, «si es necesario, imponer medidas correctivas conductuales o estructurales». Estas nuevas multas son mucho más impresionantes que las emitidas hasta ahora contra Google, Facebook o Amazon. Cabe señalar que los Estados miembros podrán autorizar a las autoridades nacionales de competencia a abrir investigaciones sobre posibles infracciones y transmitir sus conclusiones a la Comisión Europea.

Una solicitud para finales de 2022

“La DSA y la DMA serán los dos pilares de la regulación digital que respete los valores europeos y el modelo europeo, y definirán un marco adaptado a la huella económica y democrática de los gigantes digitales” especifica la Secretaría de Estado de Digital en un presione soltar. El acuerdo provisional alcanzado ayer debe ser aprobado por el Consejo y el Parlamento Europeo. El reglamento deberá implementarse dentro de los 6 meses siguientes a su entrada en vigor y su publicación en el Diario Oficial. Por parte del Consejo, la Presidencia tiene intención de someter el acuerdo al Comité de Representantes Permanentes (Coreper) para su aprobación en breve. La aplicación de la DMA sigue siendo en cualquier caso un momento clave en la historia de los Gafam y marca «el fin del salvaje oeste».

Salir de la versión móvil