El microscopio secreto que provocó una revolución científica

27/09/2022

El microscopio secreto que provocó una revolución científica

El 7 de septiembre, 1674, Antonie Van Leeuwenhoek, un vendedor de telas que vivía al sur de La Haya, Países Bajos, salió de la oscuridad científica con una carta a la Royal Society de Londres detallando un descubrimiento asombroso. Mientras examinaba las algas de un lago cercano a través de su microscopio casero, una criatura “con pequeñas escamas verdes y muy brillantes”, que estimó que era mil veces más pequeña que un ácaro, cruzó rápidamente su visión.

Dos años más tarde, el 9 de octubre de 1676, siguió con otro informe tan extraordinario que los microbiólogos hoy en día se refieren a él simplemente como "Carta 18": Van Leeuwenhoek (lay-u-when-hoke) había buscado por todas partes y encontró lo que llamó animálculos (en latín, “pequeños animales”) en todo.

Los encontró en el vientre de otros animales, en su comida, en su propia boca y en la boca de otras personas. Cuando notó un juego de dientes notablemente rancios, le pidió al propietario una muestra de su placa, la colocó debajo de su lente y fue testigo de "una cantidad inconcebiblemente grande de pequeños animálculos" moviéndose "tan ágilmente entre sí, que todo el material parecía vivo.” Después de una velada particularmente incómoda, que atribuyó a una comida grasosa de carne de res ahumada caliente, examinó su propio taburete debajo de su lente y vio animálculos que eran "algo más largos que anchos, y su vientre, que era plano, provisto de diversos patitas”—una descripción clara de lo que ahora conocemos como el parásito Giardia.

Con sus observaciones de estas criaturas rápidas, gordas y de patas variadas, Van Leeuwenhoek se convirtió en la primera persona en ver un microorganismo, un descubrimiento de una importancia casi incalculable para la salud humana y nuestra comprensión de la vida en este planeta.

Los microorganismos son la segunda forma de vida más abundante en la Tierra. Dos de los tipos que identificó Van Leeuwenhoek —protozoos y bacterias— son, según algunas estimaciones, responsables de más de la mitad de las muertes de todos los seres humanos que han vivido alguna vez y, sin embargo, hasta que él los observó, su existencia apenas se había postulado seriamente, y mucho menos probado. Por supuesto, no tenía idea del papel fundamental que desempeñaban sus pequeños animales, pero su revelación sentó las bases para la teoría de los gérmenes, el mayor avance en la historia de la medicina. Aún más sorprendente, este descubrimiento monumental no fue hecho por una de las grandes mentes científicas del siglo XVII como Galileo o Isaac Newton. En cambio, un holandés reservado, obsesivo y autodidacta de poco renombre lo hizo al fabricar a mano una lente 10 veces más poderosa que cualquier cosa construida antes. Su diseño no sería superado por otros 150 años.

Sin embargo, incluso cuando los científicos descifraron constantemente los secretos del micromundo de Van Leeuwenhoek durante los últimos 350 años, un gran misterio los eludió: ¿Cómo diablos lo hizo? ¿Cómo un tendero que trabajaba en sus horas libres construyó una lente microscópica que superó en un orden de magnitud a la más grande del mundo?

Si bien Leeuwenhoek compartió casi todo lo que vio a través de su microscopio en letras exactamente detalladas, guardó celosamente cómo hizo su lente revolucionaria. Cuando se le preguntó, se negó o se ofuscó. Aunque sus descubrimientos lo hicieron tan famoso que el rey de Inglaterra solicitó ver sus animálculos y Pedro el Grande se detuvo en Delft para ver sus lentes, el holandés nunca reveló sus secretos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a El microscopio secreto que provocó una revolución científica puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir