Ciencia en tus manos

España está a punto de romper la caja negra algorítmica de la gig economy

No hay comentarios Share:
España está a punto de romper la caja negra algorítmica de la gig economy

Es la hora del almuerzo de un sábado en Barcelona, ​​y José Maracucho espera afuera de un restaurante italiano en el centro de la ciudad. Su mochila Glovo grande y cuadrada, amarilla, se encuentra junto a él, pero el pedido que está a punto de entregar es de UberEats. Durante los últimos meses, Maracucho ha estado trabajando para ambas aplicaciones de entrega de alimentos, porque el dinero que gana de las pocas horas que se le permite trabajar para Glovo no es suficiente para vivir. Los repartidores como Maracucho han estado clamando durante años por mejores regulaciones para proteger sus derechos laborales. Ahora la regulación finalmente está llegando, incluso si el cambio que traerá está plagado de incertidumbre.

En los próximos meses, España está preparada para aprobar una nueva ley pionera que consagra los derechos laborales de los aproximadamente 8.000 repartidores españoles. En lo que podría sentar un precedente para otros países europeos, la ley declarará que los usuarios de gig economy son trabajadores asalariados y obligará a las empresas de aplicaciones de entrega a abrir sus cajas negras algorítmicas para explicarles a sus usuarios qué variables están utilizando para determinar su contenido en la aplicación. puntuaciones. Los sindicatos que luchan por los repartidores españoles con exceso de trabajo y mal tratados ven esto como una victoria. Pero a algunos les preocupa que la ley pueda tener consecuencias no deseadas para los muchos pasajeros que, como José Maracucho, no tienen permiso de trabajo.

Cuando Maracucho llegó a Barcelona procedente de Venezuela en febrero de 2020, a los 19 años, se enteró de que la forma más rápida de encontrar trabajo era trabajando como piloto para la startup de reparto española Glovo. No tenía los papeles necesarios para trabajar, pero se encontró con un local español que le alquiló su cuenta de Glovo para trabajar. Consiguió una bicicleta y comenzó a entregar casi de inmediato. “Empecé a trabajar con Glovo porque es lo más fácil que puedes conseguir cuando llegas sin documentos”, dice Maracucho. Con la cuenta alquilada, Maracucho podía trabajar tantas horas como quisiera, pero tenía que pagar el 30 por ciento de sus ganancias al hombre a quien se lo alquilaba. El propietario de la cuenta también la alquiló a cuatro personas más, de modo que esta cuenta de Glovo en particular entregaba pedidos constantemente.

En diciembre pasado, Maracucho logró regularizar su situación y también obtuvo su propia cuenta, pero sus ingresos se desplomaron. Esto se debió a que Glovo, además de disminuir las tasas durante la pandemia, no le permitió trabajar más de dos horas diarias. La aplicación funciona con un sistema basado en puntos, de modo que cuando un nuevo ciclista obtiene una licencia, Glovo solo le otorga una puntuación de 90 puntos sobre 100. Para ganar el derecho a trabajar más horas, Maracucho necesita aumentar su puntuación. con 95 puntos se puede trabajar entre cuatro y ocho horas diarias, según las estimaciones de los ciclistas. “Tienes que trabajar muy duro para incrementar tus puntos y conseguir más horas, y por eso compagino trabajar en Glovo con trabajar en UberEats”, dice Maracucho.

El algoritmo de Glovo establece la puntuación de un ciclista. Para determinar la puntuación, y aumentarla, la empresa se basa en factores como la velocidad de entrega, la calificación del cliente o la disponibilidad para recibir pedidos en cualquier momento, junto con otros factores que no se comparten con los pasajeros. Y es este problema el que pretende abordar la nueva legislación española. Los algoritmos que impulsan la economía de los conciertos, desde Glovo y Stuart hasta UberEats y Deliveroo, se pueden modificar en cualquier momento para que sean más beneficiosos para las empresas que los controlan.

“Dicen que ser autónomo es genial porque puedes decidir cuándo trabajar. Pero al final, te das cuenta de que tienes que trabajar cuando te lo piden. En Glovo, si no acepta un pedido, pierde [points]”, Dice Núria Soto, creadora del colectivo de corredores españoles Riders X Derechos. Junto al colectivo de abogados Col·lectiu Ronda, Riders X Derechos ha orquestado varios casos judiciales en Barcelona argumentando que las empresas de gig economy se basan en un sistema de explotación y sanciones injustas que viola los derechos básicos de los trabajadores, por ejemplo, al sancionar a los trabajadores por hacer huelgas, o no aceptar un pedido. “Solo me han puntuado mal dos veces y no sé por qué”, explica Maracucho. “La gente no comprende las implicaciones de esto para los trabajadores, pero cuando me puntuaron mal perdí puntos y, por lo tanto, horas de trabajo”.

Los algoritmos que sustentan a estas empresas han contribuido a que sus beneficios se disparen: Glovo nació en Barcelona en 2015 y ahora está entregando en 20 países, y algunas estimaciones sitúan su valoración en 1.200 millones de libras. Pero la presión de organizaciones como Riders X Derechos, sindicatos y abogados ha llevado al gobierno español a regular los algoritmos de la economía del concierto y a repensar la relación entre las empresas y los trabajadores.

Tras casi cinco meses de negociaciones, en marzo de 2021, el gobierno español llegó a un acuerdo con los sindicatos y las patronales para la regulación de la gig economy mediante un real decreto ley, a ser aprobado por el parlamento. El decreto establece la presunción de que los trabajadores no son autónomos sino asalariados. También obliga a estas empresas a informar a la representación legal de los trabajadores sobre el funcionamiento interno de los algoritmos que determinan las decisiones “que pueden afectar las condiciones laborales, acceso y mantenimiento del empleo, incluida la elaboración de perfiles”.

Cuando se apruebe la ley, la decisión de España de obligar a las empresas digitales a abrir parte de su algoritmo a sus trabajadores podría tener un impacto en toda la UE, que ya ha iniciado negociaciones con empresarios para llegar a acuerdos similares.

“Los algoritmos de apertura es ante todo un elemento de garantía de los derechos democráticos y laborales”, afirma Carlos del Barrio, secretario en Cataluña de Políticas Sectoriales y Sostenibilidad, Política Territorial y Acción Social de Comisiones Obreras (CC.OO), uno de los dos mayores sindicatos en el país. La ley comenzará a rescatar los derechos de los motociclistas, que están sujetos a una intensa explotación, argumenta del Barrio. “Los algoritmos discriminan en función del sexo y el género, junto con muchos otros factores”, afirma.

Las empresas de economía de conciertos no han acogido con satisfacción el acuerdo. Tras la aprobación de la nueva normativa, APS, un grupo comercial que incluye a Glovo, Uber Eats, Deliveroo y Stuart afirmó que tener que divulgar sus algoritmos “sin duda afectaría muy negativamente al desarrollo de la economía digital en España, además de infringir los principios más básicos de libertad de empresa y propiedad industrial «. Ni Glovo ni Deliveroo respondieron a las solicitudes de comentarios. Un portavoz de Uber dice que la compañía está» totalmente comprometida con elevar el nivel de trabajo y brindar más beneficios a los trabajadores independientes, al tiempo que preserva la flexibilidad y el control ”.

Ulises Cortés, coordinador científico de inteligencia artificial del Centro de Supercomputación de Barcelona, ​​dice que el crecimiento exponencial de Internet ha sido impulsado en parte por la falta de una legislación sólida que regule su uso. “Nadie pensó en legislar el uso de datos privados; por lo tanto, hasta ahora, no ha habido regulación de la ley para plataformas digitales. “Si bien valorar sus algoritmos abiertos podría hacer que las empresas pierdan ventaja competitiva, Cortés dice que la regla finalmente traerá algo de justicia a un sector que a menudo ha manejado sus algoritmos de manera descuidada, bajo la presunción de que nunca serán regulados.

Pero incluso eso podría no ser suficiente para arreglar la podredumbre en el corazón del modelo de economía de conciertos, que permanece fundamentalmente en contra de los ciclistas. Maracucho dice que él, como muchos otros pasajeros migrantes que necesitan ganar dinero, está interesado en poder trabajar tantas horas como pueda. Le preocupa que si se aprueba la ley, Glovo los contratará por menos horas y salarios más bajos. Al mismo tiempo, Maracucho reconoce que las condiciones actuales son malas: la empresa paga muy poco – según CC.OO, Glovo paga actualmente 1,60 € (£ 1,39) por pedido más kilometraje – rebaja las tarifas sin consulta y no cubre al empleado vacaciones. Cree que el sistema de puntuación es injusto y debería regularse.

Los sindicatos y los abogados señalan que el decreto no obligará a las empresas a contratar a sus trabajadores, simplemente asumirá que deben hacerlo. Pero incluso dando por sentado que las empresas contratarán a sus trabajadores, la nueva ley dejará fuera del sistema a miles de trabajadores irregulares. Estos son los trabajadores que han impulsado el crecimiento de las plataformas y que han sido explotados por despiadados pandilleros y especuladores ocasionales que se ciernen al margen de la economía del concierto. Según Carlos del Barrio, alquilar cuentas -como solía hacer Maracucho- es muy común en España. Solo en Cataluña, hay aproximadamente cinco corredores por cada licencia. “Hay gente que gana dinero a costa de otros que sufren la más absoluta precariedad, recibiendo órdenes que nadie quiere tomar, horarios que nadie quiere trabajar”, ​​dice del Barrio.

Maracucho lo tiene claro: “Dudo que los españoles cojan una bicicleta y empiecen a entregar. Las plataformas funcionan gracias a la gente que trabaja de forma irregular ”, dice. «¿Qué van a hacer ahora con todos los jinetes que no tienen papeles, que básicamente han sostenido las plataformas y las han levantado?»

Digital Society es una revista digital que explora cómo la tecnología está cambiando la sociedad. Se produce como una asociación editorial con Vontobel, pero todo el contenido es editorialmente independiente. Visite Vontobel Impact para más historias sobre cómo la tecnología está dando forma al futuro de la sociedad.

Más historias geniales de Mundo Informático

🏎️ Lewis Hamilton se sincera sobre el activismo y la vida más allá de la F1

🌊 Seaspiracy de Netflix explora los impactos de la sobrepesca. Pero, ¿hará que la gente cambie su comportamiento?

🎧 ¿Qué servicio de transmisión de música debería elegir? Probamos Spotify, Apple Music y más

🔊 Escuche The Mundo Informático Podcast, la semana de ciencia, tecnología y cultura, que se entrega todos los viernes

👉 Siga Mundo Informático en Gorjeo, Instagram, Facebook y LinkedIn

También te puede gustar