Ciencia en tus manos

Estas baterías no pueden alimentar un automóvil, pero pueden iluminar una ciudad

No hay comentarios Share:
Estas baterías no pueden alimentar un automóvil, pero pueden iluminar una ciudad

En un estéril en Lancaster, California, donde la temperatura a menudo supera los 100 grados Fahrenheit en verano, se encuentran ocho cajas blancas que podrían ser la clave para un futuro más verde. Cada rectángulo de 10 x 22 pies contiene 20 paquetes de baterías que alguna vez alimentaron los Nissan Leafs. Pero han perdido algo de su jugo. Dentro de un automóvil, ya no pueden impulsar aceleraciones rápidas, y sus rangos de 85 millas se han reducido a aproximadamente 55 millas.

Pero las baterías aún funcionan. Las investigaciones sugieren que pueden retener dos tercios o más de su capacidad original. Entonces, durante los últimos 18 meses, estas baterías han estado viviendo un segundo acto: almacenar energía de filas cercanas de paneles solares. Su propietario, B2U Storage Solutions, quiere saber con qué eficacia y durante cuánto tiempo pueden hacerlo.

B2U surgió en 2019 para resolver un problema que aún no existe. Los fabricantes de automóviles, impulsados ​​en algunos casos por mandatos gubernamentales, están convirtiendo frenéticamente sus flotas para que funcionen con electricidad, en lugar de petróleo. Para 2030, la Agencia Internacional de Energía estima que entre 145 millones y 230 millones de vehículos eléctricos estarán en la carretera, lo que ahorrará 120 toneladas métricas de emisiones de carbono al año. Pero las baterías dentro de esos vehículos serán pesadas, caras, tóxicas y, a veces, propensas a incendios. ¿Qué les pasará cuando ya no puedan alimentar un automóvil? ¿Cómo evitar que lastimen a las personas o al medio ambiente?

Algunos investigadores y empresarios están trabajando arduamente en formas de reciclar los materiales dentro de las baterías. Esperan que las baterías se conviertan en parte de lo que se llama una “economía circular”, que se exprima energía y valor a todos los recursos y materiales naturales.

Otros dicen, sí, hagámoslo. Pero también deberíamos considerar la reutilización de baterías que ya se han construido. Reciclar una batería, después de todo, consume energía y libera sus propias emisiones. El paquete de baterías pesado tiene que viajar a algún lugar y ser desarmado y luego molido, a través del agua o procesos químicos, a sus materias primas. Luego, esos materiales viajan a otro lugar, a menudo al extranjero, para convertirse en algo nuevo. “Hacer una batería a partir de material reciclado requiere más energía que simplemente usar una batería que ya está disponible”, dice Ahmad Pesaran, ingeniero jefe de almacenamiento de energía para un centro del Laboratorio Nacional de Energía Renovable que se enfoca en el transporte. En cambio, ¿por qué no hacer algo útil con esa batería vieja?

En la planta solar de B2U Storage Solutions en Lancaster, California, la compañía quiere mostrar que las baterías viejas de Nissan Leaf pueden almacenar energía para la red.

Fotografía: B2U

También te puede gustar