La crisis de Myanmar suena a muerte para la industria de la confección, el empleo y la esperanza

08/04/2021

La crisis de Myanmar suena a muerte para la industria de la confección, el empleo y la esperanza

(Mundo Informático) -Dos años después de abrir su fábrica de ropa en Myanmar, Li Dongliang está a punto de cerrar y despedir a los 800 trabajadores que le quedan.

FOTO DE ARCHIVO: Trabajadores planchan y arreglan ropa en una fábrica de ropa en la zona industrial de Hlaing Taryar en Yangon, 10 de marzo de 2010. REUTERS / Soe Zeya Tun / Foto de archivo

Los negocios habían estado luchando debido a la pandemia de COVID-19, pero después del golpe de estado del 1 de febrero que provocó protestas masivas y una represión mortal, durante la cual su fábrica fue incendiada en medio de un aumento del sentimiento anti-chino, las órdenes cesaron.

Su historia es emblemática de la peligrosa situación que enfrenta un sector crítico para la economía de Myanmar, que representa un tercio de sus exportaciones y emplea a 700.000 trabajadores de bajos ingresos, según datos de la ONU.

"No tendríamos más remedio que renunciar a Myanmar si no hay nuevos pedidos en los próximos meses", dijo Li, y agregó que ha estado operando a aproximadamente el 20% de su capacidad, sobreviviendo solo con los pedidos realizados antes del golpe, y ha ya ha perdido 400 empleados.

Li dijo que él y muchos de sus colegas estaban considerando mudarse a otros centros de confección de bajo costo como China, Camboya o Vietnam, ya que las grandes marcas de moda como H&M y Primark dejaron de comerciar con Myanmar debido al golpe.

Los ciudadanos chinos como Li financian casi un tercio de las 600 fábricas de ropa de Myanmar, según la Asociación de Fabricantes de Ropa de Myanmar, con mucho el mayor grupo inversor.

Al menos otras dos fábricas de ropa financiadas por China en Myanmar, que emplean en conjunto a 3.000 trabajadores, habían decidido cerrar, dijo Khin May Htway, socio gerente de MyanWei Consulting Group, que asesora a inversores chinos en Myanmar. Ella dijo que las dos firmas eran sus clientes, pero se negó a identificarlas citando privacidad.

La inversión extranjera en prendas de vestir aumentó en Myanmar durante la última década a medida que las reformas económicas, el fin de las sanciones occidentales y los acuerdos comerciales ayudaron a establecer el sector como el mayor símbolo de su incipiente surgimiento como un centro de fabricación.

Los envíos de prendas de vestir de Myanmar aumentaron de menos de mil millones de dólares en 2011, alrededor del 10% de las exportaciones, a más de 6.500 millones de dólares en 2019, alrededor del 30% de las exportaciones, según datos de Comtrade de la ONU.

Pero el sector se ha visto sacudido por la pandemia que sumió al mundo en una recesión y ahogó la demanda de los consumidores, lo que provocó la pérdida de decenas de miles de empleos en fábricas de prendas de vestir en Myanmar y en otras partes de Asia.

Entonces ocurrió el golpe.

En las semanas siguientes, muchos trabajadores de la confección se unieron a las protestas o no pudieron ir a trabajar cuando las calles se convirtieron en campos de batalla. La agitación también atascó el sistema bancario y dificultó la entrada y salida de bienes del país, dijeron los propietarios de las fábricas.

Con la creciente condena internacional del golpe, las marcas de moda europeas y estadounidenses emitieron el mes pasado un comunicado a través de sus asociaciones diciendo que protegerían los empleos y cumplirían los compromisos en Myanmar.

Sin embargo, muchos han detenido recientemente los pedidos allí, incluido el segundo minorista de moda más grande del mundo, la sueca H&M, la británica Next y Primark y la italiana Benetton.

Next dijo que dividiría sus pedidos que antes iban a Myanmar entre Bangladesh, Camboya y China, mientras que Benetton dijo que trasladaría principalmente el negocio a China. H&M y Primark no han comentado cómo redistribuirán los pedidos.

ESCAPE DE LA POBREZA

En Vietnam, el propietario de una fábrica de ropa, Ravi Chunilal, dijo a Mundo Informático que estaba comenzando a obtener más negocios de compradores europeos que se desvían de Myanmar.

"No quieren abandonar Myanmar ... pero se les está imponiendo", dijo Peter McAllister de Ethical Trade Initiative, una organización de derechos laborales cuyos miembros incluyen marcas europeas de alto nivel.

McAllister dijo que sería muy difícil para el sector de la confección de Myanmar recuperarse si los inversores chinos se marcharan.

El sentimiento anti-China ha aumentado desde el golpe, y los opositores a la toma de control notaron las críticas silenciosas de Pekín en comparación con la condena occidental. Fue en este contexto que varias fábricas financiadas por China, incluida la de Li, fueron incendiadas por asaltantes no identificados durante una protesta el mes pasado.

Los grupos de derechos humanos han expresado reiteradamente su preocupación por la explotación en el sector de la confección de Myanmar, donde la mayoría de las trabajadoras ganan tan solo 4.800 kyats (3,40 dólares) al día, las tasas más bajas de la región.

Pero ha proporcionado un escape de la pobreza para muchos, ya que los trabajadores han migrado de las áreas rurales a las fábricas, principalmente alrededor del centro comercial de Yangon, y han enviado dinero a sus familias.

Khin Maung Aye, director gerente de la fábrica de prendas Lat War, que emplea a 3.500 personas, dice que el sector se enfrenta al colapso si el ejército no restablece un gobierno elegido democráticamente.

Eso resultaría en "terribles resultados de la pobreza", dijo, y agregó que también se mantendría a flote en los pedidos realizados antes del golpe, pero temía que los pedidos para la próxima temporada, normalmente a finales de este mes, se agoten.

Thin Thin, una trabajadora de la confección de 21 años, dijo que su familia de cinco miembros sobrevivía con un anticipo mensual de 8,600 kyats (59 dólares) que su fábrica le había dado mientras cerraba debido al golpe.

“Me siento tan estresado ... No nos queda nada que empeñar. Tenemos que pedir prestado a prestamistas al 20% de interés al mes ".

Estados Unidos, que ha impuesto sanciones selectivas a las fuerzas armadas de Myanmar, suspendió a fines del mes pasado las conversaciones comerciales con él y dijo que estaba revisando su elegibilidad para su esquema de Sistema Generalizado de Preferencias, que reduce los aranceles y brinda otros beneficios comerciales para los países en desarrollo.

Eso podría "presagiar una disrupción futura" para el sector de la confección de Myanmar, dijo Steve Lamar, presidente de la Asociación Estadounidense de Ropa y Calzado, que representa a más de 1.000 marcas de moda.

Pero algunos sindicatos que representan a los trabajadores de la confección han pedido a la comunidad internacional que imponga sanciones más duras para presionar a los militares, a pesar de que puede dañar aún más su industria.

“Acepto órdenes de mudarme”, dijo Myo Myo Aye, fundador del Sindicato Solidario de Myanmar, a través de un traductor. “Los trabajadores enfrentarían dificultades y penurias porque no habría trabajo. Por otro lado, simplemente no aceptamos el régimen militar ”.

(1 dólar = 1400,0000 kyats)

Reporte de Chen Lin y John Geddie; Información adicional de James Pearson en Hanoi, Victoria Waldersee en Lisboa y Elisa Anzolin en Milán; Editado por Robert Birsel

Nuestros estándares: los principios de confianza de Thomson Mundo Informático.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La crisis de Myanmar suena a muerte para la industria de la confección, el empleo y la esperanza puedes visitar la categoría Tecnología.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir