La guía del hibernador a la galaxia

24/11/2022

La guía del hibernador a la galaxia

un dia en En 1992, cerca del polo norte de un planeta que giraba a toda velocidad alrededor de la Vía Láctea a aproximadamente 500 000 millas por hora, Kelly Drew estaba ocupada examinando algunos cerebros de salmón en un laboratorio. Su concentración se rompió cuando Brian Barnes, un profesor de zoofisiología de la Universidad de Alaska Fairbanks, se acercó a su banco para visitarla. Con una sonrisa traviesa, le pidió a Drew, una neurofarmacóloga al principio de su carrera, que le tendiera las manos y se preparara para una sorpresa. Un momento después, sintió un bulto duro y peludo depositado en sus palmas. Era una especie de roedor marrón con garras como dagas, acurrucado en una bola apretada y tan frío al tacto que Drew supuso que estaba muerto. Para su asombro, Barnes explicó alegremente que en realidad estaba en perfecto estado de salud.

Una ardilla terrestre del Ártico, el hibernador más extremo del planeta, puede pasar hasta ocho meses al año en un estado aletargado.

Fotografía: María Webb

La criatura, una ardilla terrestre del Ártico, simplemente estaba hibernando, como lo hace hasta ocho meses al año. Durante ese lapso, la temperatura interna del animal cae por debajo de los 27 grados Fahrenheit, literalmente tan fría como el hielo. Sus ondas cerebrales se vuelven tan débiles que son casi imposibles de detectar, y su corazón late apenas una vez por minuto. Sin embargo, la ardilla sigue muy viva. Y cuando llega la primavera, puede volver a elevar su temperatura a 98,6 grados en un par de horas.

Drew acunó a la criatura que no respondía en sus manos, incapaz de detectar ni siquiera el más mínimo signo de vida. ¿Qué está pasando dentro del cerebro de este animal que le permite sobrevivir así?? Ella se preguntó. Y con esa pregunta, comenzó a adentrarse en un misterio que la llevaría décadas hacia el futuro.

Ilustración: Ori Toor

En este punto, en el año 2022, no menos de tres entidades principales (NASA, la Administración Nacional del Espacio de China y SpaceX) están compitiendo para llevar al primer ser humano a Marte para el 2040 más o menos. Para ganar esa carrera, un equipo primero debe resolver una serie de desconcertantes acertijos de diseño. Como ejecutivo de SpaceWorks, una empresa de ingeniería con sede en Atlanta que aborda proyectos de investigación ambiciosos para la NASA, John Bradford ha pasado la última década realizando cálculos matemáticos brutales en uno de ellos.

Desafortunadamente para los ingenieros que intentan llevar humanos al Planeta Rojo, somos una especie que requiere mucho mantenimiento. Como grandes endotermos con cerebros activos, quemamos grandes cantidades de alimentos, agua y oxígeno en nuestra búsqueda diaria para sobrevivir. Todo ese consumo hace que sea más difícil diseñar una nave espacial lo suficientemente liviana para llegar a un planeta a unas 140 millones de millas del nuestro, y eventualmente regresar de él. Según los hábitos alimenticios de los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional, por ejemplo, una tripulación de cuatro personas necesitará al menos 11 toneladas de alimentos para completar una misión de 1100 días a Marte y de regreso. Solo esas comidas pesarían casi 10 veces más que todo el rover Perseverance, la carga útil más grande que jamás haya llegado a la superficie marciana. Agregue todos los demás elementos esenciales de soporte vital, por no hablar de los motores y las herramientas necesarias para establecer un campamento, y el peso de una nave con destino a Marte con combustible completo podría superar fácilmente las 330 toneladas cuando abandone la atmósfera de la Tierra: más de dos ballenas azules completamente desarrolladas. Es casi imposible ver cómo un buque tan masivo podría generar la energía necesaria para todo su viaje de ida y vuelta.

La solución obvia a este problema, al menos para cualquiera que haya leído alguna novela de Arthur C. Clarke o haya visto las novelas de Stanley Kubrick. 2001: una odisea del espacio— es ralentizar el metabolismo de los miembros de la tripulación para que solo necesiten ingerir un mínimo de recursos mientras están en tránsito. En 2001, los astronautas se acuestan en cápsulas de hibernación similares a sarcófagos, donde sus corazones laten solo tres veces por minuto y su temperatura corporal ronda los 37 grados Fahrenheit. Bradford ha dedicado una gran parte de su carrera de 21 años en SpaceWorks a investigar una pregunta que Kubrick tenía la licencia artística de ignorar: ¿Cómo, exactamente, podemos apagar un cuerpo humano de manera segura para que esté a solo un paso de la muerte y luego revivir? es a pedido?

Al principio de su investigación, Bradford vislumbró algo prometedor en la hipotermia terapéutica, una técnica médica en la que las personas que han experimentado un paro cardíaco se enfrían, generalmente con líquidos refrigerantes intravenosos, hasta que su temperatura interna alcanza los 89 grados Fahrenheit. Esto disminuye tanto su metabolismo que sus células pueden funcionar con aproximadamente un 30 por ciento menos de oxígeno y energía, un salvavidas para un cuerpo dañado que lucha por sanar en medio de un flujo sanguíneo reducido. Por lo general, los pacientes se mantienen en este estado de hipotermia durante solo uno o dos días, principalmente porque el frío provoca escalofríos intensos que deben controlarse con potentes sedantes y bloqueadores neuromusculares. Pero Bradford identificó algunos casos raros en los que los pacientes se mantuvieron hipotérmicos durante dos semanas. “Y comenzamos a preguntar, ¿por qué no puedes hacer eso por más tiempo?” él dice. "¿Cuánto tiempo puedes mantener ese estado comatoso?"

Bradford desconfiaba de hacer pública su curiosidad, temiendo que lo tildaran de chiflado por sugerir que los astronautas fueran puestos en hielo, un concepto incómodamente similar al que promociona la dudosa industria de la criónica. Pero en 2013 convenció al programa Conceptos Avanzados Innovadores de la NASA para que financiara un proyecto que evaluaba la viabilidad del "letargo humano". Su argumento exitoso se centró en el ahorro potencial de peso: estimó que si los astronautas pudieran mantenerse frígidos durante la mayor parte de su viaje a Marte, la masa de sus recursos de soporte vital podría reducirse hasta en un 60 por ciento. Bradford también planteó la hipótesis de que el letargo podría ayudar a los astronautas a evitar una serie de peligros graves para la salud, que van desde la radiación hasta los peligros psicológicos del aburrimiento extremo y el aislamiento. ("Estás en la negrura del espacio, no tienes comunicaciones en tiempo real", dice. "Mucha gente dirá: 'Oh, leeré muchos libros'. Pero creo que eso envejecerá rápidamente.”)

Sin embargo, a medida que Bradford y su equipo profundizaron en las minucias de la hipotermia terapéutica, la técnica se agrió constantemente. Parecía que no había manera de evitar el hecho de que los medicamentos utilizados para controlar los escalofríos también detenían la respiración. Los astronautas aletargados tendrían que ser intubados, lo que significa que tendrían que pasar semanas o meses respirando a través de tubos que se les introducen en la tráquea. Bradford también se mostró reacio a la cantidad de agujas necesarias para mantener el flujo de líquidos intravenosos, una situación que probablemente aumentaría las probabilidades de infección.

La alternativa soñada era que los astronautas pudieran tragar una pastilla y luego acostarse para un sueño largo y frío durante el cual pudieran respirar por sí mismos. Parecía una propuesta fantástica, pero algunos aspectos le resultaron familiares a Bradford. Después de todo, hay decenas de especies que se vuelven aletargadas cada invierno, cayendo en un estado inconsciente que suprime drásticamente las ansias de comida y aire de sus cuerpos. Cuando vuelven rápidamente a la vida en primavera, estas criaturas no muestran signos de sufrir atrofia muscular, desnutrición u otras dolencias que podrían derivarse de largos períodos de inactividad. Bradford sospechó que podría obtenerse sabiduría útil al comprender cómo estos animales cambian al modo de bajo consumo cuando sus entornos se vuelven difíciles.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La guía del hibernador a la galaxia puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir