Los europeos están quemando árboles para mantenerse calientes

07/11/2022

Los europeos están quemando árboles para mantenerse calientes

En el pasado pocas décadas, la Unión Europea ha transformado su sistema energético. En 2005, alrededor del 10 por ciento de toda la energía consumida en la UE procedía de fuentes renovables. El año pasado, esa participación alcanzó el 22 por ciento; es una de las principales razones por las que las emisiones de carbono per cápita del bloque han disminuido rápidamente en el siglo XXI. Este cambio deberá acelerarse aún más si la UE quiere alcanzar su objetivo de emisiones netas cero para 2050.

Pero aquí está lo raro. Una gran parte de esa energía renovable proviene de la quema de madera. Casi el 60 por ciento de toda la energía renovable de la UE proviene de la bioenergía, un término general que abarca cualquier fuente de energía de algo vivo recientemente. Eso incluye desechos agrícolas, cultivos para biocombustibles y, lo que es más importante, madera de industrias forestales. Una pequeña proporción de esta biomasa se convierte en biocombustibles o se quema en centrales eléctricas, pero casi las tres cuartas partes se queman para calentar hogares y negocios. Y no solo hablamos de estufas de leña. Casi toda la calefacción urbana de Suecia es generada por sistemas de calefacción de distrito, que en su mayoría queman madera producida por las vastas e influyentes industrias forestales del país.

Con la invasión de Ucrania por parte de Rusia haciendo que los precios de la energía se disparen este invierno, muchos europeos buscan madera para obtener energía barata y confiable. En Alemania, los proveedores de leña se enfrentan a una demanda sin precedentes y los terratenientes denuncian que los ladrones están saqueando sus bosques. Las ONG han advertido que el aumento de la demanda de leña provocará un aumento de la tala ilegal y pondrá en peligro los bosques protegidos. “La gente va a quemar millones de toneladas de madera este invierno y no hay nada que podamos hacer al respecto”, dice Martin Pigeon, activista de Fern, una ONG protectora de bosques.

Una gran parte del problema es la Directiva de Energía Renovable (RED), una pieza de la legislación europea que clasifica algunos productos de madera como combustible renovable y canaliza subsidios para quemarlos. Pero actualmente se están negociando revisiones a la RED. Los cambios en la legislación podrían poner fin a estos incentivos.

Lanzado en 2009, el RED fue creado por la UE para dirigir la financiación hacia proyectos de energía renovable en lugar de aquellos basados ​​en combustibles fósiles. “La justificación de estos subsidios e incentivos de mercado fue dar a las energías renovables un lugar de mercado en un contexto donde los fósiles eran más baratos”, dice Pigeon. Desde entonces, los precios de varias energías renovables han caído muy por debajo de los de los combustibles fósiles, pero la RED continúa destinando miles de millones de euros de financiación a la quema de madera, que libera más CO2 por unidad de energía que algunos combustibles fósiles, además de causar contaminación por partículas nocivas. “Ahora estamos viendo una situación en la que es rentable quemar madera independientemente de la legislación, y eso da mucho miedo”, dice Pigeon.

Esto podría estar a punto de cambiar. El RED se está revisando actualmente en una serie de largas negociaciones entre las tres partes diferentes de la UE: el Parlamento, la Comisión y el Consejo. En septiembre, el Parlamento Europeo votó para poner fin a los subsidios a la madera sin procesar procedente directamente de los bosques, aunque una larga lista de excepciones incluye la tala de árboles debido a enfermedades, desastres naturales o prevención de incendios. Ahora esta legislación debe ser revisada por los estados miembros de la UE, que decidirán si están de acuerdo con estas exclusiones y si quieren reducir gradualmente la cantidad de madera forestal que puede contar para sus objetivos de energía renovable. Este último punto resultará controvertido. En países como Letonia, Finlandia y Suecia, el combustible a base de madera representa más de una quinta parte del consumo de energía renovable. Reducir gradualmente el estatus renovable de la madera haría mucho más difícil para estos países alcanzar sus objetivos climáticos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Los europeos están quemando árboles para mantenerse calientes puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir