Los microplásticos están contaminando el océano a un ritmo impactante

hace 12 meses

Los microplásticos están contaminando el océano a un ritmo impactante

si tiras una sudadera de poliéster en la lavadora, no emerge como antes. Toda esa agitación rompe las microfibras de plástico sueltas, que su máquina envía a una instalación de tratamiento de aguas residuales. Cualquier partícula que no se filtre se bombea al mar. Al igual que otras formas de microplástico (botellas y bolsas rotas, pedacitos de pintura y gránulos conocidos como nurdles), la contaminación por microfibra en los océanos ha reflejado el crecimiento exponencial de la producción de plástico: la humanidad ahora produce un billón de libras de este material al año. Según el Foro Económico Mundial, la producción podría triplicarse desde los niveles de 2016 para el año 2050.

Un nuevo análisis proporciona la cuantificación más amplia hasta el momento de exactamente cuánto de este material está contaminando la superficie del océano. Un equipo internacional de investigadores calcula que entre 82 y 358 billones de partículas de plástico, un colectivo de 2,4 a 10,8 mil millones de libras, flotan en todo el mundo... y eso es solo en la parte superior del agua de mar.

Eso también es solo contar los bits hasta un tercio de milímetro de largo, a pesar de que los microplásticos pueden volverse mucho, mucho más pequeños y se vuelven mucho más numerosos a medida que lo hacen. (Los microplásticos se definen como partículas de menos de 5 milímetros de largo). Los científicos ahora pueden detectar nanoplásticos en el medio ambiente, que se miden en la escala de millonésimas de metro, lo suficientemente pequeños como para penetrar las células, aunque sigue siendo difícil y costoso contarlos. Si este nuevo estudio hubiera considerado el más pequeño de los plásticos, la cantidad de partículas oceánicas ya no sería de billones. "Estamos hablando de quintillones, probablemente, eso está ahí fuera, si no más", dice Scott Coffin, científico investigador de la Junta de Control de Recursos Hídricos del Estado de California y coautor del estudio, que se publicó hoy en la revista. Más uno.

“Ese es el elefante en la habitación”, coincide Marcus Eriksen, cofundador del Instituto 5 Gyres y autor principal del estudio. “Si vamos a hablar sobre la cantidad de partículas que hay, ni siquiera estamos mirando las partículas a nanoescala. Y eso realmente encaja con toda la investigación sobre los impactos en la salud humana”. Los científicos apenas han comenzado a estudiar estos efectos, pero ya están descubriendo que los microplásticos más pequeños se mueven fácilmente por el cuerpo y aparecen en nuestra sangre, intestinos, pulmones, placentas e incluso en las primeras heces de los bebés.

Eriksen y Coffin hicieron su cuantificación reuniendo montones de datos previos sobre muestras de plástico de todos los océanos del mundo. Combinaron esto con datos que recopilaron durante sus propias expediciones oceánicas. En total, los investigadores utilizaron casi 12 000 muestras de concentraciones de partículas de plástico, que se extienden entre los años 1979 y 2019. Eso les permitió calcular no solo cuánto puede haber, sino cómo esas concentraciones han cambiado con el tiempo.

Encontraron que entre 1990 y 2005, los conteos de partículas fluctuaron. Eso puede deberse a la efectividad de los acuerdos internacionales, como las regulaciones de 1988 que limitan la contaminación plástica de los barcos. “Esa es la primera vez que hemos tenido algún tipo de evidencia de que esos tratados internacionales sobre contaminación plástica han sido realmente efectivos”, dice Coffin.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Los microplásticos están contaminando el océano a un ritmo impactante puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir