Probamos Google Bard con sus nuevas habilidades

hace 9 meses

Probamos Google Bard con sus nuevas habilidades

En los meses transcurridos desde el lanzamiento bastante fallido de Bard, Google ha realizado muchas mejoras en su inteligencia artificial. Si bien todavía es necesario pasar por una VPN para acceder desde Francia, Mundo Informático probó el chatbot para evaluar su progreso.

también te interesará

[EN VIDÉO] ¿Cómo definir la relevancia de la inteligencia artificial? La inteligencia artificial (IA), cada vez más presente en nuestro mundo, permite a las máquinas imitar...

Han pasado cuatro meses desde que Google lanzó Bard, su respuesta a ChatGPT de OpenAI. Primero disponible solo en los Estados Unidos y el Reino Unido, Mundo Informático luego lo probó y dio instrucciones sobre cómo acceder a él con una VPN. Actualmente, Google dice que Bard está disponible en más de 180 países e incluye japonés y coreano, además de inglés.

Sin embargo, ya diferencia de ChatGPT, Google Bard no entiende francés y no es accesible desde Europa. El motivo sería el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). De acuerdo a politicoGoogle tenía previsto lanzar Bard en Europa la semana pasada, pero la Unión Europea juzga que carece de garantías sobre la protección de los datos de los ciudadanos europeos. Mientras espera una resolución, siempre será necesario pasar por una VPN para usar Bard.

En las semanas posteriores a su lanzamiento, Google admitió haber lanzado Bard a toda prisa. Sin embargo, la firma continuó mejorando su chatbot, integrando nuevas habilidades como la generación de código. Por ello, Mundo Informático ha decidido poner a prueba la inteligencia artificial (IA) de Google para ver si estos pocos meses le han permitido rectificar la situación.

Índice
  1. Se han corregido algunos errores de hecho.
  2. Google Bard aún no domina todas las tareas

Se han corregido algunos errores de hecho.

La primera pregunta que debe hacerle es, comprensiblemente, la que provocó el alboroto de Google cuando la IA se equivocó en la presentación del video de Bard. El chatbot afirmó que la primera foto de un exoplaneta fue tomada por el telescopio espacial James-Webb. La foto a la que se refiere es la primera foto de un exoplaneta tomada en el infrarrojo medio. Pero la primera foto de un exoplaneta fue tomada por el Very Large Telescope (VLT) de ESO (Telescopio muy grande, en inglés) en 2004. Incluso un mes y medio después, Bard todavía estaba equivocado en esta pregunta. Sin embargo, el error finalmente se solucionó. La IA da la fecha y el nombre del planeta correctos, e incluso incluye la foto en cuestión en su respuesta.

A fines de marzo, el chatbot también estaba teniendo dificultades con ciertas preguntas. Simplemente se negó a responder cuando se le pidió que enumerara a todos los presidentes de los Estados Unidos o todos los estados que conforman el país. Bard tiene una mejor comprensión de la historia y puede dar la lista completa de presidentes de EE. UU., pero aún se niega a nombrar estados.

Google Bard aún no domina todas las tareas

Para poner a prueba la capacidad poética de Bard, le pedimos que escribiera un poema que hablara sobre tres temas elegidos al azar: los teléfonos inteligentes, la lluvia y la seguridad social. El tema es bastante respetado, pero la escritura deja algo que desear y casi no hay rima.

Para las matemáticas, usamos un cálculo que había causado problemas a ChatGPT: 10*12 – 11*11. Bard encuentra -1, con un pequeño error de visualización. Es posible usar signos x o * para la multiplicación, pero cuando muestra su resultado, el asterisco se convierte en un símbolo que comienza y termina en cursiva. Por lo tanto, la fórmula es difícil de leer. Por el contrario, cuando un problema se plantea en forma de oración, el chatbot se equivoca. A la pregunta " Si Juan tiene 55 años en 2023, ¿cuántos años tenía en 1999? Bard calcula correctamente su año de nacimiento, luego, por alguna extraña razón, resta 1999 de 2023 para darle 24 años, en lugar de 31. Solo dígale que se equivocó para que rehaga el cálculo correctamente.

Finalmente, probamos la generación de código, una característica agregada en abril. Para ello, le pedimos que creara una página en HTML que contuviera un botón para cambiar el fondo con un color aleatorio. Una tarea relativamente sencilla. Bard ha producido código en HTML, CSS y Javascript que funciona perfectamente. La sintaxis es buena, todo está formateado correctamente y la página resultante hace exactamente lo que se solicitó. El chatbot incluso incluye explicaciones de cómo funciona el código y consejos para cambiarlo si es necesario.

A pesar de algunos errores, Google Bard parece haber evolucionado mucho en unos meses, hasta el punto de poder competir con ChatGPT. Sin embargo, está lejos de ser perfecto y puede cometer errores en tareas rudimentarias, lo que también ocurre con el chatbot de OpenAI.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Probamos Google Bard con sus nuevas habilidades puedes visitar la categoría Otros.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir