Ciencia en tus manos

Todo lo que brilla no es basura

No hay comentarios Share:
Todo lo que brilla no es basura

Comediante Dmitri Martin una vez apodado purpurina como el herpes del mundo artesanal gracias a su capacidad similar a un virus para quedarse para siempre. También es la basura del resto del mundo. Al igual que otros microplásticos extraídos de bolsas y botellas, esas piezas diminutas y brillantes son arrastradas por los desagües y arrastradas por el viento. Los microplásticos terminan en el aire y en las gotas de lluvia. Están esparcidos por el desierto ártico y enterrados profundamente en sedimentos en el fondo del océano. Los estudios muestran que los bebés los ingieren a tasas alarmantemente altas, y el resto de nosotros también consumimos mucho.

Ahora, los investigadores creen que pueden tener una solución, al menos para la parte brillante del problema: una versión que sea biodegradable, que se pueda producir con menos energía e incluso que crezca en los árboles. Es celulosa: pequeños trozos de la misma sustancia que forma las paredes celulares de las plantas. Cuando la celulosa se ensambla en cristales, refleja la luz, por lo que esos mismos trozos de celulosa no solo proporcionan estructura a las plantas, sino que también les dan a las mariposas sus alas brillantes e iridiscentes y hacen que las coloridas colas de los pavos reales sean tan luminosas. La versión vegetal se puede extraer fácilmente de materiales que de otro modo serían basura, como pulpa de madera, pieles de mango y posos de café.

Investigadores de la Universidad de Cambridge están descubriendo cómo producir estos nanocristales a mayor escala que nunca, aunque el proceso sigue siendo dolorosamente lento. «Podemos hacerlos en diferentes tamaños y, dependiendo del tamaño, creemos que las partículas que hacemos pueden reemplazar diferentes productos», dice Benjamin Drouget, estudiante de doctorado en química y primer autor del artículo que describe el proceso de su equipo, publicado en Noviembre en Materiales de la naturaleza. Se pueden usar piezas grandes en lugar de purpurina artesanal ordinaria, mientras que las partículas más pequeñas se pueden mezclar en cosméticos.

Fotografía: Universidad de Cambridge

También te puede gustar