Un giro en los trasplantes de células madre podría ayudar a los pacientes con cáncer de sangre

10/02/2022

Un giro en los trasplantes de células madre podría ayudar a los pacientes con cáncer de sangre

Cathy Doyle sintió multa. Y en abril de 2016, cuando ingresó a un portal web para verificar los resultados de algunos análisis de sangre de rutina, los pequeños números en la pantalla coincidieron, en su mayoría. Pero su recuento de glóbulos blancos parecía bajo. Llamó al consultorio del médico. "¿Que esta pasando?" recuerda haber dicho el hablador y espiritual hombre de 58 años de Pittsburgh.

El personal le preguntó si había estado enferma recientemente. Ella tenía. Doyle cogió una tos fuerte en un crucero familiar, pero se le había pasado. Eso podría ser todo, acordaron, pero sería mejor venir a hacerse más análisis de sangre. “Bendito sea el doctor”, dice Doyle. “Simplemente seguía esperando que no fuera leucemia”.

Pero su recuento de glóbulos blancos siguió cayendo. Su médico la derivó a un hematólogo, quien le hizo una biopsia de médula ósea. “Resultó positivo”, dice ella. Era leucemia, después de todo. Específicamente, fue la leucemia mieloide aguda, o AML, que comienza en las células madre que forman la sangre en la médula ósea. Estas células normalmente se convierten en glóbulos rojos que transportan oxígeno y glóbulos blancos que combaten las infecciones. Las células cancerosas desplazan a las sanas; el riesgo de infección aumenta. Las células malas luego se derraman fuera de la médula hacia el torrente sanguíneo y a través de los sistemas inmunológico y nervioso. La tasa de supervivencia a cinco años para la AML es inferior al 30 por ciento.

El cuerpo de Doyle estaba dando un golpe silencioso. Para vencerlo, necesitaría fuertes dosis de quimioterapia para eliminar las células malignas. Luego, los médicos podrían reponer sus sistemas inmunológico y de producción de sangre con un injerto, o un trasplante de células madre extraídas de un donante, una vez que pudiera encontrar una compatibilidad.

Doyle fue particularmente afortunada: es la sexta de 10 hermanos, y dos hermanos eran la pareja perfecta. Pero quedaba un problema: los pacientes con leucemia que reciben trasplantes no están libres. Alrededor de la mitad de ellos recaen. Y un injerto de células madre corre el riesgo de sus propios problemas inmunológicos, si las nuevas células comienzan a luchar contra su anfitrión en los días, meses o incluso años en el futuro. Las células inmunitarias del donante pueden atacar el cuerpo del receptor, una afección llamada enfermedad de injerto contra huésped o GVHD. “Piensan que hay un virus que infecta cada célula del cuerpo”, dice Warren Shlomchik, quien dirige el Programa de Trasplante de Células Madre Hematopoyéticas en el Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh. “La enfermedad crónica de injerto contra huésped puede ser paralizante y puede matar a las personas”.

Por todas las cosas que hicieron que Doyle se sintiera agradecida (un tratamiento potencial y donantes dispuestos a ayudar), su diagnóstico siguió siendo grave. "Fue muy, muy miedo”, dice ella. Pensó en la muerte: “¿Iba a estar aquí por mis nietos?”.

Pero el oncólogo de Doyle le pidió que considerara una nueva opción. Desde 2009, Shlomchik ha estado realizando un ensayo clínico de una forma diferente de hacer injertos de células madre para personas con cánceres de la sangre como la AML, con la esperanza de que pueda reducir el riesgo de EICH crónica. El tratamiento consiste en filtrar cuidadosamente un subconjunto de las células inmunitarias del donante sospechosas de desencadenarlo.

Doyle se convirtió en uno de los 138 participantes. Al igual que los demás, recibió los injertos filtrados, en su caso de células madre donadas por su hermano, después de la quimioterapia. Los oncólogos monitorearon la condición de cada persona durante tres o cuatro años. Y en los resultados publicados en enero en el Revista de Oncología Clínica, el equipo escribe que su tratamiento experimental disminuyó en gran medida la incidencia de la EICH crónica. Las tasas típicas oscilan entre el 30 y el 60 por ciento. En el estudio, se redujo a aproximadamente el 7 por ciento.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Un giro en los trasplantes de células madre podría ayudar a los pacientes con cáncer de sangre puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir