Una forma proactiva de detectar el cáncer en sus etapas más tempranas

02/12/2022

Una forma proactiva de detectar el cáncer en sus etapas más tempranas

En noviembre de 2016, El empresario germano-estadounidense Cyriac Roeding leyó un perfil de Sam Gambhir, médico y científico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en una revista. En el artículo, Gambhir describió cómo había dedicado su carrera a la detección temprana del cáncer, solo para perder a su hijo adolescente Milan por un tumor cerebral muy agresivo en 2015.

Roeding, el cofundador y exdirector ejecutivo de la aplicación de compras móviles Shopkick, quedó impresionado por la historia de Gambhir e inmediatamente le envió un correo electrónico pidiéndole una reunión. Durante los siguientes meses, la pareja desarrolló una amistad y Gambhir se convirtió en la guía de Roeding en el complejo mundo de la biología y la ingeniería.

Un día, Gambhir presentó su propia idea, una conmovedora. “Sam hizo una pregunta simple pero profunda”, recuerda Roeding. “Él dijo: '¿Qué pasaría si dejáramos de buscar el cáncer por completo; ¿y si no miramos más? ¿Qué pasa si, en cambio, obligamos al cáncer a revelarse?'”

Con el cáncer, el tiempo es esencial: cuanto más rápido se encuentre, más tiempo vivirá el paciente. La detección temprana del cáncer se ha convertido en un objetivo clave en la oncología: hay docenas de empresas que trabajan en tecnología de biopsia líquida, que escanea muestras de sangre en busca de fragmentos de ADN arrojados por las células cancerosas. Pero esto no fue lo suficientemente bueno para Gambhir. Su dolorosa experiencia personal le dijo que esperar a que el cáncer creciera lo suficiente como para ser detectable en el torrente sanguíneo era demasiado lento y no decía nada sobre dónde encontrar el tumor. “No podemos confiar en las señales del cáncer que la naturaleza simplemente no nos proporciona en todo momento”, dijo a Roeding. “Pero si nosotros bioingeniero la señal, entonces los tumores tempranos pueden volverse consistentemente visibles”.

Esa es la premisa detrás de Earli, que Roeding y Gambhir lanzaron juntos en junio de 2018. La startup con sede en California ya ha recaudado $40 millones de Andreessen Horowitz, Marc Benioff y Khosla Ventures.

El enfoque de Earli esencialmente obliga al cáncer a revelarse. El ADN de bioingeniería se inyecta en el cuerpo; cuando ingresa a las células cancerosas, las obliga a producir un biomarcador sintético que normalmente no se encuentra en los humanos, algo así como el limoneno, una sustancia química que se encuentra en la cáscara de los cítricos. Si los análisis posteriores de aliento o de sangre encuentran rastros de ese biomarcador, podría ser un signo de cáncer.

El siguiente paso es averiguar en qué parte del cuerpo se encuentra exactamente el cáncer. Un compuesto inyectado obliga a las células cancerosas a producir una enzima que luego engulle un marcador radiactivo, haciéndolo visible a simple vista en un escaneo. Localizar el cáncer lo hace tratable: los médicos pueden usar radiación de precisión o cirugía dirigida para luego extirparlo. Earli también planea usar el mismo enfoque para atacar y tratar el cáncer, para matar las células después de encontrarlas, aunque esta idea aún se encuentra en sus primeras etapas.

El plan es que Earli se utilice en todas las etapas de la prevención y el tratamiento del cáncer: para el control de diagnóstico en grupos de alto riesgo como los fumadores; para pretratamiento, para averiguar si hay cáncer en alguna otra parte del cuerpo; durante el tratamiento, para facilitar la localización de los tumores por parte de los cirujanos; y post-tratamiento, para detectar antes cualquier cáncer recurrente.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Una forma proactiva de detectar el cáncer en sus etapas más tempranas puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir