Nuevos medicamentos para el Alzheimer ofrecen beneficios sutiles, con riesgos reales

hace 9 meses

Nuevos medicamentos para el Alzheimer ofrecen beneficios sutiles, con riesgos reales

casi 30 años Hace unos años, cuando se aprobaron los primeros medicamentos efectivos contra el Alzheimer, se respiraba optimismo. Cierto, los medicamentos no retrasaron la enfermedad subyacente, pero marcaron una diferencia significativa en los síntomas. Parecía que los medicamentos modificadores de la enfermedad llegarían cualquier día. “La historia era que, dentro de unos años, deberíamos tener medicamentos que realmente interfirieran con los procesos de la enfermedad”, dice Rob Howard, profesor de psiquiatría de la tercera edad en el University College London. “No nos dimos cuenta de que íbamos a tener que esperar más de 20”.

Esos tratamientos finalmente están aquí en forma de terapias anti-amiloide, anticuerpos diseñados para atacar una proteína llamada beta amiloide que se acumula en placas en los cerebros de las personas con la enfermedad de Alzheimer. En junio de 2021, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) otorgó al anticuerpo aducanumab una forma preliminar de autorización llamada aprobación acelerada, aunque la decisión estuvo sumida en la controversia: muchos expertos creían que no había motivos para pensar que el medicamento ayudaría a los pacientes.

Pero con el próximo fármaco antiamiloide, lecanemab, la historia quedó más clara. Recibió una aprobación acelerada en enero de este año, luego de que un ensayo de Fase III mostrara que ralentizaba moderadamente el deterioro cognitivo, según lo medido por la escala Clinical Dementia Rating (CDR), una herramienta para evaluar la capacidad de una persona para realizar las tareas de la vida diaria. Si bien todos los pacientes estudiados vieron empeorar sus puntajes con el tiempo, los que tomaron el medicamento vieron disminuir sus puntajes en 0.5 puntos menos que los pacientes que recibieron un placebo. Y este mayo, Eli Lilly anunció que su fármaco, donanemab, parece disminuir un poco más el declive, alrededor de 0,7 puntos.

Como era de esperar, ha habido mucho entusiasmo sobre la posibilidad de alterar el curso de la enfermedad de Alzheimer. Pero la implementación de estos medicamentos requerirá una cuidadosa consideración. Las diferencias de 0,5 y 0,7 puntos en la CDR son promedios, por lo que el impacto real puede variar sustancialmente entre pacientes, y una diferencia de medio punto puede ser demasiado pequeña para ser significativa. Al mismo tiempo, los riesgos son sustanciales: varios pacientes pueden haber muerto como resultado de tomar estos medicamentos. Si un medicamento con beneficios tan modestos y riesgos importantes “vale la pena” o no, depende en parte de cuánto valore uno vivir una vida con la enfermedad de Alzheimer.

En el CDR, 0,5 puntos es la diferencia entre un deterioro "leve" y "moderado" en un área única, como la memoria o las relaciones comunitarias. Esos cambios podrían ser casi imperceptibles para una persona ajena: en un estudio de personas con Alzheimer, los médicos vieron una diferencia en los pacientes solo cuando su puntaje CDR cambió en un punto o más. Sin embargo, los pacientes pueden notar cosas que se les escapan a los médicos. Julio Rojas, profesor asociado de neurología en la Universidad de California, San Francisco, dice que medio punto de desaceleración podría permitir que alguien conduzca de forma independiente durante varios meses más. "Eso es significativo", dice.

Los fabricantes de medicamentos, sin embargo, parecen haberse dado cuenta de lo poco impresionantes que suenan los números de CDR. El comunicado de prensa de Eli Lilly no menciona explícitamente un beneficio de 0,7 puntos; en cambio, la compañía informa que donanemab ralentiza el deterioro cognitivo en aproximadamente un 35 por ciento en comparación con el placebo. Ese 35 por ciento podría significar cualquier cosa fuera de contexto: si los pacientes con placebo se hubieran enfermado radicalmente durante el transcurso del estudio (que no fue así), una desaceleración del 35 por ciento podría tener enormes consecuencias. Si no se cuestiona, el número puede sugerir un efecto mayor que el que realmente ocurrió.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Nuevos medicamentos para el Alzheimer ofrecen beneficios sutiles, con riesgos reales puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir