A medida que fallan los cultivos de Kenia, se intensifica la lucha por los transgénicos

hace 12 meses

A medida que fallan los cultivos de Kenia, se intensifica la lucha por los transgénicos

Kenia está en en medio de su peor sequía en 40 años. En el reseco norte del país, los ríos se están secando y millones de cabezas de ganado han perecido por falta de alimentos. Alrededor de 4,4 millones de kenianos no tienen suficiente para comer, y la situación empeorará si la próxima temporada de lluvias falla como las cinco anteriores. “Nunca lo había visto tan mal. No hay nada en las fincas, la sequía es demasiado fuerte”, dice Daniel Magondo, un agricultor de algodón y maíz en el centro de Kenia.

La sequía récord está obligando a Kenia a enfrentarse a un tema controvertido: si el país debe cultivar cultivos genéticamente modificados (GM). Estas son plantas a las que se les han insertado genes de otro organismo en su ADN para darles un nuevo rasgo, como resistencia a enfermedades o sequía. Aunque los cultivos transgénicos son completamente seguros para comer y se cultivan ampliamente en los EE. UU., Canadá, Brasil e India, los gobiernos de muchas partes del mundo, incluidos Europa y África Oriental, los han rechazado.

Ese fue el caso en Kenia en 2012, cuando el gabinete prohibió su importación. La prohibición se mantuvo hasta 2019, cuando el gobierno permitió la importación de algodón GM diseñado para ser resistente contra una plaga llamada gusano cogollero. Y luego, en octubre de 2022, el gabinete declaró que permitiría a los agricultores cultivar maíz transgénico resistente a plagas, poniendo fin de manera efectiva a la prohibición de cultivos transgénicos en el país que duró una década. Desde 2015, las polillas del gusano cogollero han devastado los cultivos de maíz y, según una estimación, han destruido un tercio de la producción anual de Kenia.

En un comunicado emitido en octubre, el gabinete de Kenia dijo que el maíz transgénico ayudaría a mejorar el suministro de alimentos del país, aliviando parte de la presión de la sequía en curso. El gobierno ordenó 11 toneladas de semillas de maíz transgénico resistentes a plagas que se cultivan ampliamente en Sudáfrica y también se han probado en Kenia. Pero luego, en febrero de 2023, al regulador de OGM de Kenia se le prohibió liberar las semillas después de que se presentaran cuatro demandas legales separadas: tres en los tribunales de Kenia y una en la Corte de Justicia de África Oriental.

El Center for Food and Adequate Living Rights (CEFROHT), una organización medioambiental sin fines de lucro de Uganda, presentó una denuncia. Otros fueron presentados por la Liga de Campesinos de Kenia y Paul Mwangi, un abogado de Kenia. CEFROHT dice que la decisión de Kenia ha violado el Tratado de la Comunidad de África Oriental, que requiere que los países de África Oriental protejan los recursos naturales. A otros grupos les preocupa que el cultivo de maíz transgénico desvíe el enfoque de los agricultores de los cultivos autóctonos. Con la temporada de siembra a la vuelta de la esquina, el futuro de los cultivos transgénicos en Kenia está en el limbo hasta que los tribunales tomen una decisión.

Timothy Machi dio la bienvenida a la revocación de la prohibición de transgénicos. “Algo que hemos anhelado durante tanto tiempo como país finalmente se ha hecho realidad”, dice Machi, líder de Kenia en la ONG de desarrollo RePlanet Africa, que hace campaña para mejorar la seguridad alimentaria de África. Entonces, cuando se conoció la noticia de que la medida había sido impugnada en los tribunales, Machi ayudó a organizar protestas en Nairobi y en Kampala, en la vecina Uganda. En las dos ciudades, unos 200 científicos y activistas marcharon en apoyo de los cultivos transgénicos. Sostenían carteles que decían "OGM para la seguridad alimentaria" y promovían el hashtag "Deja que Kenia coma".

Los activistas a favor de los transgénicos esperan que la introducción de variedades de cultivos resistentes a las plagas ayude a impulsar los escasos rendimientos de los cultivos del país. Las granjas de Kenia producen muchos menos alimentos que las de otros países. Por hectárea, Kenia produce un tercio del maíz que produce Brasil, donde el maíz transgénico se cultiva ampliamente. Los rendimientos de maíz de Kenia también son mucho más bajos que los de países donde no se cultiva maíz transgénico, como China y Francia. En Uganda, donde los políticos están considerando presentar un proyecto de ley que prohíba los transgénicos, los rendimientos también son inferiores a los de otros importantes países productores de maíz. “No estamos a la altura de nuestro potencial”, dice Patricia Nanteza, líder de Uganda en RePlanet Africa.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a A medida que fallan los cultivos de Kenia, se intensifica la lucha por los transgénicos puedes visitar la categoría Ciencia.

Otras noticias que te pueden interesar

Subir